domingo, 23 de febrero de 2014

Me caso para conseguir mi libertad

Día 365+348
Comentando lo que me despierta la lectura de:
De Beauvoir, Simone: El Segundo Sexo. México,
Random House Mondadori (Debolsillo), 2013.




El ideal del por qué se casan las parejas es por puro amor, no por conveniencia, ni por embaraza, ni por obligación, pero la realidad es que muchas chicas mexicanas aún se casan por alguno de los motivos anteriormente mencioné. Simone de Beauvoir escribí este libro en los años cuarenta y es impresionante leer cómo lo que para ella era cosas de transición, de una realidad que en teoría las mujeres ya no deberían vivir aún en nuestro siglo XXI continúa, como lo que leras en la siguiente cita:



“[…] Multitud de jóvenes burguesas severamente educadas se casan todavía hoy <<para ser libres>>.”(p.379)



La diferencia es que muchas mexicanas  se casan por este motivo pero no importando si son burguesas o no. Este tipo de matrimonio, que es para ser libre, son nacidos, como bien dice la cita, de la educación tan severa que tiene los padres con las hijas, que creen que al ser así, no dejando que se diviertan, que no salgan, que no tengan novio, que sólo se dediquen a los estudios, pero alrededor lleno de prohibiciones, es lo que orilla a cualquier chica, en primera instancia, a desear librarse de sus verdugos, y en segunda a tomar cartas en el asunto. En este caso el matrimonio no se ve como otra cárcel, que seguramente es en lo que se convertirá si el esposo es machista, sino en una salida a la libertad, la liberación, la autonomía. Pero si el esposo ya no es así, será lo mejor que le pudo pasar a esa mujer, porque logrará el objetivo por el cual se casó, no importando si ama o no al esposo.[1]

































[1] http://www.gifs-animados.es/gifs-imagenes/recien-casados/gifs-animados-recien-casados-1437143-370435/