lunes, 24 de febrero de 2014

Las mujeres “cazaderas”

Día 365+349
Comentando lo que me despierta la lectura de:
De Beauvoir, Simone: El Segundo Sexo. México,
Random House Mondadori (Debolsillo), 2013.





¿Cómo es que una pareja llega a la propuesta de matrimonio? Si partimos que se trata de amor, sólo es suficiente con que una pareja se atraiga, que sientan amor y decidan estar juntos; pero hay algo que se menciona, entre las mujeres, pero no tan abiertamente, y que   seguramente también se comenta entre los hombres, que es el arte de la seducción. Muchas chicas en realidad no sienten amor, en muchas ocasiones ni cariño, por el futuro esposo, sino que sólo miran lo que les conviene o lo que creen que le conviene porque se lo han dicho amigas, la mamá, las hermanas, etc. 



“[…] las madres, las hermanas mayores, los semanarios femeninos, enseñan con cinismo a las jóvenes el arte de <<atrapar>> un marido, lo mismo que el papel matamoscas atrapa a éstas; es una <<pesca>>, una <<caza>>, que exige mucho tino: no apuntéis demasiado alto ni demasiado bajo; no seáis noveleras, sino realistas; mezclad la coquetería con la modestia; no pidáis demasiado ni demasiado poco… […] ”(p.382)



La forma en que las mujeres pueden llegar a cazar a un hombre es tan astuta que ni la víctima misma se da cuenta, es todo un arte. Lo que yo creo es que el problema no es el arte mismo de la seducción, porque bien puede ser parte de conquistar a alguien, sino en que se vea como fin mismo de la vida de una mujer, que si no se casa y encuentra a buen partido entonces no vale como mujer. Considero que cuando una mujer logra darse cuenta que lo importante no es lo que puedo conseguir del otro, sino de ella misma, podrá tener un matrimonio verdaderamente valioso y auténtico, y no uno que esté manoseado por creencias machistas o fines banales. [1]


































[1] http://mundohispanico.com/news/2013/jun/05/como-cazar-un-cazador/