viernes, 14 de febrero de 2014

Dos caras de una fantasía sexual masculina

Día 365+339
Comentando lo que me despierta la lectura de:
De Beauvoir, Simone: El Segundo Sexo. México,
Random House Mondadori (Debolsillo), 2013.




Todo lo relacionado con la sexualidad, en especial con el sexo, siempre ha dado, y seguirá dando, mucho de qué hablar porque al ser un tema oculto, tabú, secreto despierta morbosidad, rumores, mitos y suposiciones; aunque es innegable que poco a poco se ha ido abriendo espacios, tanto en los hogares como en las escuelas y es precisamente gracias a esto que ahora podemos saber qué, cómo y en dónde se van desarrollando este aspecto tanto en niños, jóvenes, adultos y ancianos.


Uno de los temas que cautiva y polemiza mucho en todo momento son las fantasías sexuales, en especial la de los hombres. Seguramente has escuchado conversaciones sobre ello, ¿cuál es la fantasía sexual de muchos hombres?



“[…] En tanto que “perversión erótica”, la homosexualidad femenina más bien hace sonreír; pero, en tanto implica un modo de vida, suscita desprecio o escándalo.[…]”(p.363)



Dicen que muchos hombres tienen la fantasía sexual de ver a dos mujeres teniendo sexo. Por este motivo me pareció interesante la anterior cita, porque si es verdad que dicha fantasía es deseo para muchos hombres, entonces podríamos preguntarle a uno de ellos ¿te gustan las lesbianas? Seguramente nos diría que por supuesto que no, ¿acaso no es lo mismo? ¿Cómo es posible que cuando se trata de una fantasía causa sonrisas picarescas, pero cuando se trata de un modo de vida despierta molestia, repulsión, rechazo? Creo que cuando es producto de una fantasía se trata y se ve a las mujeres como objeto, se les ve como máquinas de placer que deben complacer al macho, pero cuando se trata de un modo de vida entonces ya no se ve como aquella mujer que se puede dominar sino como rival. [1]























[1] http://radio.rpp.com.pe/eratabu/la-importancia-de-las-fantasias-eroticas-en-la-pareja-son-deningrantes/