jueves, 13 de febrero de 2014

“Ahora que eres soltera, serás mía cueste lo que cueste”

Día 365+338
Comentando lo que me despierta la lectura de:
De Beauvoir, Simone: El Segundo Sexo. México,
Random House Mondadori (Debolsillo), 2013.




Hace algunos años se destilaba entre los hombres respetar a la mujer del amigo, actualmente no sé si esto continúa de la misma forma, como una manera de convivencia, de respeto, entre los varones; no era que importara tanto quién era la esposa o amantes, sino el código de lealtad que se tenía entre los machos dominantes de la comunidad.



“[…]no es verdad que los hombres respeten a las mujeres: se respetan unos a otros a través de sus mujeres –esposas, amantes, entretenidas-; cuando la protección masculina deja de extenderse sobre ella, la mujer se encuentra desarmada ante una casta superior que se muestra agresiva, sarcástica u hostil. […]”(p.363)



En el momento en que una mujer queda sola, sin la protección de un hombre,  el machismo se hace presente en otros hombres al querer dominarla nuevamente, se les mira a las mujeres como un objeto sin dueño. Esto te puede sonar exagerado pero no lo es, por ejemplo, piensa en una chica que después de algunos años de noviazgo o matrimonio, cuando decide terminar con dicha relación no faltará el hombre que cree que ella busca a otro macho que la proteja, apapache y mime; y hay casos que si la nueva soltera rechaza una propuesta nueva de esposo, amante y amistad, este se sienta agredido, molesto y hasta insultado por dicha decisión. ¿Crees que ha este hombre le importaba ella? Claro que no, sólo lo que miraba era a una mujer objeto que quiere poseer cueste lo que cueste.  [1]
























[1] http://kena.com/recuerdos-para-despedida-de-soltera